Cómo trasladar tus plantas de cannabis de interior al exterior

Published :
Categories : El cultivo de marihuana

Cómo trasladar tus plantas de cannabis de interior al exterior

Hay varias situaciones en las que podrías querer trasladar tus plantas de marihuana al exterior. El ciclo y la intensidad de la luz deberán vigilarse minuciosamente para poder mover las plantas de forma segura. Las plantas trasladadas tendrán que estar bien protegidas contra las plagas, el viento y las enfermedades.

Es posible que alguna vez tengas que sacar al exterior las plantas de cannabis cultivadas en interior. Esto puede ocurrir por varias razones, y es más que posible hacerlo de forma exitosa. Pero hay varios aspectos que deberás tener en cuenta para poder garantizar la seguridad de tus plantas y su capacidad para continuar creciendo y floreciendo.

¿POR QUÉ LOS CULTIVADORES DE CANNABIS TRASLADAN SUS PLANTAS AL EXTERIOR?

Los motivos más obvios para sacar las plantas de marihuana al aire libre son los que comprometen la seguridad e integridad del cuarto de cultivo. Pero también hay otros escenarios en los que pueden acabar siendo trasladadas al exterior.

Por ejemplo, algunos cultivadores dejan que sus plantas pasen la etapa vegetativa dentro, y las sacan al aire libre para la floración. Esto suele deberse al tamaño y las restricciones de espacio que tienen algunos cuartos de cultivo. Pero hay ciertos factores que tendrás que tener en cuenta antes de hacerlo, como el momento óptimo, la época del año, y la cantidad de luz solar que van a recibir las plantas en el exterior.

Lo más importante es evitar la interrupción de los ciclos naturales de la planta. Si las plantas de marihuana reciben demasiadas horas de luz durante el cambio entre el período vegetativo y de floración, es posible que se vean obligadas a "revegetar", lo que afectará negativamente a su capacidad para madurar y maximizar la producción de cogollos. Este proceso, llamado regeneración vegetativa, es largo y estresante para la planta. Es conveniente recordar que a partir del 21 de junio los días disminuyen de forma continua hasta el solsticio de invierno, que es el 21 de diciembre.

Por distintas razones, algunos cultivadores trasladan sus plantas de marihuana al exterior en mitad de la etapa vegetativa. El principal riesgo de esta acción es una floración prematura.

Al igual que cuando se sacan las plantas al exterior en pleno periodo de floración, la principal preocupación tras su traslado en la etapa vegetativa es la cantidad de luz natural que van a recibir. Es esencial que reciban la cantidad correcta cada día. Por ello, muchos cultivadores esperan hasta finales de junio, cuando los días son más largos, para efectuar el traslado. Si se sacan antes, durante la primavera, o más tarde, durante el otoño, podrían correr el riesgo de experimentar una floración prematura.

Este riesgo se puede reducir ajustando la iluminación interior para hacer que coincida con el ciclo natural del la luz del sol. Al regular el programa de luz interior en unos pocos minutos cada día, mantendrás los ciclos de luz interior y exterior sincronizados.

CÓMO TRASLADAR TUS PLANTAS AL EXTERIOR DE FORMA SEGURA

Ten en cuenta que las plantas de interior podrían tener problemas para adaptarse a las condiciones del exterior. Debido a cambios ambientales y de iluminación, las plantas de marihuana pueden tardar cierto tiempo en adaptarse al nuevo entorno.

Se recomienda aclimatarlas de forma gradual, ya que la luz del sol es mucho más fuerte que la de las lámparas que se utilizan en los cuartos de cultivo. Y además, contiene un espectro luminoso mucho más amplio que la mayoría de las luces de interior.

El hecho de no aclimatar las plantas y simplemente sacarlas fuera puede provocar daños físicos. Los síntomas serán visibles sobre todo en las hojas. Una planta expuesta directamente a la luz del sol sin una aclimatación previa, presentará una decoloración síntoma de sus quemaduras.

Una buena forma de aclimatar tus plantas es exponiéndolas a la luz del sol durante unas pocas horas cada semana. Si las colocas en la sombra, o parcialmente en sombra, durante los primeros días, ayudarás a prevenir cualquier daño inmediato. Después de una semana, las plantas se habrán fortalecido lo suficiente como para tolerar la luz directa del sol durante varias horas al día, y tras un par de semanas más, estarán listas para pasar días enteros bajo la luz solar. Este período de aclimatación es especialmente importante para las plantas jóvenes y delicadas, que pueden ser especialmente susceptibles al shock que produce la luz directa del sol.

Por último, no olvides proteger tus plantas de plagas, enfermedades y el viento. Las hojas cultivadas en interior son más delicadas y susceptibles a las plagas. Por lo tanto, siempre es buena idea inspeccionar y controlar las plantas que hayas trasladado al exterior. A medida que se vayan aclimatado a las condiciones del exterior, serán menos susceptibles a plagas y enfermedades.

Dependiendo de las condiciones de tu entorno, es posible que tengas que proteger tus plantas del viento. Un poco de viento es bueno para las plantas de marihuana, pero si hay demasiado podría secarlas y dañarlas. Las plantas de interior no desarrollan un tallo tan fuerte como sus compañeras de exterior. Cuando se trasladan al aire libre, necesitan aproximadamente un mes para producir suficiente celulosa con la que fortalecer sus tallos.

Trasladar tus plantas de cannabis al exterior puede ser una opción viable. Siempre que sigas nuestros sencillos consejos, tus plantas seguirán desarrollándose y floreciendo. ¡Feliz cultivo!