Cómo Reducir El Olor De Un Cultivo Interior

Published :
Categories : El cultivo de marihuana

Cómo Reducir El Olor De Un Cultivo Interior

Reducir el olor a marihuana es tarea complicada, pero con estas prácticas y asequibles técnicas podrás cultivar tu aromática hierba con toda libertad.

El cannabis es una planta con un característico y singular olor. El inconfundible aroma del cannabis en flor acrecienta la seductora naturaleza de esta planta. Los terpenos del cannabis son los responsables de producir toda la gama de extraordinarios aromas, que van desde el dulce y afrutado hasta el de diesel y “skunk", dependiendo de la variedad. A pesar de su intenso olor, es un rasgo apreciado por muchos amantes de la marihuana, pero ese mismo aroma puede ser un inconveniente para el cultivador.

El cultivo de cannabis sigue siendo ilegal en la mayoría de países, y los cultivadores invierten mucho dinero en ocultar sus operaciones. Un cuarto de cultivo protege de miradas curiosas, pero controlar el característico olor a marihuana, sobre todo durante la etapa de floración, puede ser complicado. La eficacia de este control dependerá en gran medida del tamaño del cultivo. Eliminar el olor de unas pocas plantas es fácil, mientras que los cultivos grandes requieren de una buena depuración del aire. Por suerte, existen soluciones prácticas para reducir el olor del cuarto de cultivo, para que los vecinos cotillas y los transeúntes no tengan ni idea de lo que está ocurriendo.

FILTRO DE CARBONO:

Carbon FilterPosiblemente uno de los mejores y más asequibles métodos para reducir el olor de la marihuana es usar filtros de carbono. Es un método comprobado que funciona muy bien en la mayoría de entornos de interior.

Tienen distintos tamaños y formas, dependiendo de la capacidad del cuarto de cultivo, y se pueden comprar en cualquier centro de jardinería.

El filtro de carbono es un dispositivo no electrónico que funciona según el principio del carbono activo, extrayendo el olor y las impurezas del aire que pasan a través del filtro y por un ventilador de extracción colocado en el cuarto o armario de cultivo.

Es importante asegurarse de que todo el aroma a marihuana pase a través del filtro de carbono, y que éste sólo arroje aire limpio al exterior. Por esta razón, son más eficaces en armarios de cultivo herméticos y cuartos sellados, donde hay muy pocas posibilidades de que se escape el olor.

La instalación de un filtro de carbono en el sistema de ventilación es bastante sencilla y no requiere de herramientas especiales. En la mayoría de los casos, el filtro de carbono se conecta a una campana o tubo de enfriamiento y a un extractor de aire. El aire caliente y perfumado se extrae y purifica en el filtro de carbono. El tamaño y capacidad del filtro dependerán en gran medida de la potencia del extractor, y es importante que coincidan la capacidad en "ft³" del filtro y el ventilador. Esta cifra la proporciona el fabricante, y mide cuánto aire produce el ventilador. Por ejemplo, un filtro de 425ft³ no podrá purificar de manera eficaz el aire producido por un ventilador de 600ft³.

Otro aspecto importante es encontrar un tubo con el diámetro adecuado para conectar el filtro de carbono a los otros componentes del sistema de ventilación, para maximizar el volumen de aire extraído.

NEUTRALIZADORES DE OLORES:

Otra solución práctica para reducir el olor son los neutralizadores de olores. Estos neutralizadores suelen venir en forma de gel, cuyas sustancias químicas activas se unen al olor de la marihuana, neutralizándolo. No son tan eficaces como los filtros de carbono, pero si se usan juntos, o en un cultivo a pequeña escala, funcionan muy bien. Con el fin de maximizar el potencial de los neutralizadores, hay que mantenerlos activos constantemente y colocarlos cerca de donde se evacua el aire del cuarto o armario de cultivo, o dónde creas que hay una fuga de olor.

Hay ciertas precauciones que hay que tener en cuenta a la hora de usar neutralizadores de olor, ya que funcionan con sustancias químicas. Puede que tengas la tentación de colocarlos cerca de las plantas para neutralizar mejor el olor, pero correrás el riesgo de alterar el sabor y aroma de los cogollos. No utilices este producto en un armario de cultivo hermético. El neutralizador funciona igual de bien a una distancia segura, y se recomienda colocarlos en otras habitaciones alrededor del cuarto de cultivo para crear una zona libre de olores.

Los neutralizadores de olor suelen tener una fragancia añadida para ayudar a encubrir el olor. Lo malo de este producto es que tiene un corto período de efectividad y hay que cambiarlo a menudo.

Los más populares son los Ona, que están diseñados para ser respetuosos con el medio ambiente y están disponibles con una gran variedad de fragancias.

SELECCIÓN DE VARIEDADES:

A pesar de que a muchos nos encanta el penetrante olor de los cogollos, se puede aumentar la discreción del cultivo eligiendo variedades de bajo olor. Como la Northern Lights XL o la Blueberry. Recuerda que estas variedades también huelen, pero con menor intensidad y un perfil de terpenos que no se parece al típico olor de la marihuana.

QUÉ HAY QUE EVITAR:

Gastar mucho dinero en costosas máquinas como purificadores de aire o generadores de ozono.

Un purificador de aire es un dispositivo que se usa para limpiar el aire de contaminantes, pero apenas reduce el olor, por lo que no es muy útil para el cultivo de marihuana.

Los generadores de ozono son algo más nuevo en la jardinería del cannabis, y se dice que son una forma eficaz de eliminar los olores, las impurezas y hasta las bacterias patógenas de la habitación. A pesar de su alto costo, tienen las enormes desventajas de ser perjudiciales para el medio ambiente y de causar irritación pulmonar. En algunos países están prohibidos.