Cómo Preparar Tu Propia Cannabutter

Published :
Categories : Otros asuntos

Cómo Preparar Tu Propia Cannabutter

Ya sea para tu próximo lote de brownies, o para usarla con fines medicinales, la cannabutter es un extracto de cannabis muy versátil y fratificante.

Aunque no veamos cannabutter en el próximo capítulo de Hairy Bikers Cookbook, ni en ese famoso concurso de hornear, no deja de ser una forma muy versátil de cannabis. La cannabutter es técnicamente un concentrado, en el que los cannabinoides de la planta de cannabis se adhieren a la grasa de la mantequilla durante el proceso de cocción. Lo esencial para toda receta de cannabutter es cocinarla a fuego lento - para evitar que se queme la materia vegetal. Esto garantiza la máxima activación del THC al unirse a la grasa. Y si se tiene en cuenta que el THC ingerido es hasta 4 veces más fuerte que el inhalado, hacer tu propia canabutter puede ser una iniciativa muy gratificante.

La cannabutter se puede usar en todas las recetas que lleven mantequilla normal; pero también se puede utilizar para hornear y a menudo se usa pata hacer brownies y "space cakes", y magdalenas y galletas. Y para los más atrevidos, también se puede usar en panqueques y gofres, como guarnición del clásico pan de ajo, o sobre unas patatas nuevas en ensalada. Además de ser un complemento culinario para tu próxima cena con invitados, también se usa con fines medicinales. El cannabis ayuda a sobrellevar el dolor y las enfermedades crónicas. La cannabutter es una forma fácil y segura de ingerir cannabis, además de tener la ventaja de poder hacerse con antelación y guardarse en el congelador para cuando haga falta.

Para hacer tu propia cannabutter, tienes dos opciones: una receta rápida y una lenta. El factor determinante para elegir uno de estos métodos es el tiempo que se tenga disponible, aunque el método de preparación lento produce una cannabutter de mejor calidad.

Independientemente de la receta que se vaya a usar, primero hay que descarboxilar el cannabis. La descarboxilación es el proceso de calentamiento para convertir el THCA en THC. Aunque vamos a calentar el cannabis durante la preparación, este proceso garantiza, sin ningún tipo de dudas, la activación del contenido psicoactivo. Hay que evitar que arda la materia vegetal, y la mejor forma de lograrlo es hornear la materia vegetal a bajas temperaturas. Alrededor de 115 C/240 F durante 30-40 minutos, después de trocear la planta y colocarla en una bandeja forrada con papel de hornear. Mueve el cannabis cada 10 minutos para que se tueste de forma uniforme.

Cannabutter
Vamos a empezar con la receta rápida; ideal para cuando vienen los amigos sin avisar o no puedes fumar ni vapear.

RECETA RÁPIDA


Ingredientes

7 gramos de cannabis descarboxilado y bien triturado
½ taza (un bloque) de mantequilla sin sal

Equipo

Cacerola de tamaño mediano
Cazo de madera
Cuchara
Colador de metal
Recipiente resistente al calor (para almacenar después)

Método

1. Derrite la mantequilla a fuego lento en la cacerola.

2. Añade el cannabis molido a la mantequilla derretida y remueve con cuidado, poco a poco.

3. Cuece a fuego lento durante 45 minutos, revolviendo con frecuencia. Es muy importante no dejar que hierva la mezcla.

4. Cuela la mantequilla en el recipiente elegido con el colador metálico, para eliminar todo resto de cogollo.

5. Utiliza la cuchara para aplicar presión sobre el cogollo restante y extraer toda la cannabutter.

6. ¡Presto! Esta cannabutter tendrá un ligero tono verde, pero una vez que se enfríe, estará lista para usar en la cocina o guardar en el congelador para cuando haga falta.

RECETA A FUEGO LENTO


La receta de preparación a fuego lento es una forma un poco más complicada de hacer cannabutter y lleva más tiempo, pero el resultado merece la pena.


Ingredientes

450 gramos de mantequilla sin sal
2 tazas de agua
28 gramos de cogollos de marihuana descarboxilados y triturados

Equipo

Cacerola grande
Bol grande de cristal
Colador de metal
Estameña
Espátula
Cuchillo de mantequilla
Recipiente resistente al calor
Film transparente

Método

1. Calienta el agua y la mantequilla. Hasta el momento justo antes de hervir, y que la mantequilla se derrita.

2. Añade lentamente el cannabis.

3. Reduce la temperatura y cuece la mezcla a fuego lento sin dejar que hierva.

4. Cuece durante unas 5 horas, removiendo cada 90 minutos. Si el contenido se va evaporando, añade más agua caliente. El tiempo de cocción de la mantequilla es cuestión de preferencias. 8 horas es lo más común. Cuanto más tiempo cueza, más cannabinoides se adherirán a la mantequilla.

5. Coloca la estameña en el colador, y éste sobre el bol de cristal.

6. Una vez lista la mezcla, cuélala. Presiona con la espátula para exprimir toda la mantequilla.

7. Cubre el recipiente con el film transparente y mételo al frigo. Cuando la mezcla se endurezca, la mantequilla y el agua se separarán; tira el agua.

8. Pasa la mantequilla a un recipiente listo para usar en la cocina o para congelar hasta que se necesite.