Raíces sanas para tus plantas de marihuana

Published :
Categories : El cultivo de marihuanaOtros asuntos

Raíces sanas para tus plantas de marihuana

El éxito en el cultivo de marihuana depende de un sistema radicular sano. Nuestros sencillos consejos te ayudarán a conseguir unas raíces sanas para tus plantas de marihuana. Verás como nos lo agradeces cuando llegue el momento de la cosecha.

Cuando hablamos del cultivo de marihuana, tan importante es lo que vemos a simple vista como lo que está fuera de su alcance. Independientemente del medio de cultivo o la marca de abono que utilicemos, las plantas de marihuana sanas y más productivas tienen algo en común: un gran sistema radicular.

Los cogollos crecen gracias a las raíces. Con nuestra sencilla guía tú también puedes cultivar plantas de marihuana con raíces sanas y que la báscula te dé una alegría cuando llegue la hora de la cosecha.

EL PAPEL DE LAS RAÍCES

Las raíces son órganos vitales para las plantas de cannabis. Prácticamente cualquier parte de la planta que está por encima de la superficie se podría cortar e incluso se revitalizaría, quizás no hasta el punto de recuperar su estado anterior, pero siempre se podría salvar algo. Si retirásemos el sistema radicular siempre mataríamos la planta.

Las raíces anclan la planta de marihuana al medio, y esto es especialmente importante cuando se cultiva en interior. Además de aportar estabilidad, el papel principal del sistema radicular es alimentar a la planta. Obviamente, la planta de cannabis responde bien a la alimentación foliar, pero siempre se debería considerar como un método de nutrición secundario.

Pulverizar las hojas de las plantas de marihuana puede ser arriesgado si cultivamos en interior con iluminación HID, ya que demasiada humedad en la superficie de las hojas puede provocar quemaduras o mohos. Muchos cultivadores limitan las aplicaciones foliares a los tratamientos frente a pestes como los ácaros, pero lo evitan completamente si no hay necesidad de hacerlo.

Las plantas de cannabis obtienen nutrientes de forma natural a través del sistema radicular. De forma similar al funcionamiento de una bomba, una vez las hojas y el tallo se secan, la planta succiona los nutrientes a través de las raíces y los transporta internamente a través del xilema y el floema.

Para entendernos mejor, las raíces funcionan como una pajita, absorbiendo el alimento. Estos nutrientes se dirigen a través del tallo hacia el "sistema circulatorio" de ramas y hojas.

Healthy Roots

LOS BENEFICIOS DE UNAS RAÍCES SANAS

Unas raíces sanas son el secreto para sacar el máximo potencial a tus plantas de marihuana. Se ha hablado mucho de los últimos productos para potenciar la floración y novedosas técnicas de cultivo. Los cultivadores más experimentados han descubierto que un sistema radicular grande y vigoroso permite una mejor absorción de nutrientes y unas plantas más robustas.

Las raíces son los cimientos sobre los que la planta se sostendrá. Todo el cultivo funcionará mucho mejor, tanto en interior como en exterior, cuando el cultivador dedique el tiempo y la atención necesarios a las raíces. Los trasplantes, los esquejes y la utilización de podas para aumentar las cosechas dependen en última instancia de un sistema radicular sano.

Las plantas jóvenes con raíces gordas, blancas y sanas prosperarán en su crecimiento vegetativo. Al hacer podas apicales ayudamos a las plantas a recuperarse del estrés y responderán mejor a otras técnicas de poda.

Las plantas madre deberán tener raíces sanas, de lo contrario los esquejes atraerán patógenos. Si cuidamos las raíces nos veremos recompensados con mejores cosechas.

CONSEJOS ÚTILES Y SENCILLOS

Mantener el entorno de cultivo limpio tiene una gran importancia para el cuidado de las raíces y de las plantas de marihuana en general. Condiciones poco higiénicas son el caldo de cultivo perfecto para una serie de microbios que causarán estragos en tu cultivo al mínimo descuido.

La prevención es el mejor consejo para evitar tener que enfrentarse a problemas horrorosos por pestes, enfermedades y mohos que podrían aparecer en tu espacio de cultivo.

Asegurarte de que todo está impecable, desde las macetas hasta las tijeras para podar, el bisturí para esquejes, el propio armario o el cuarto de cultivo. Es el primer paso y se puede conseguir con un mínimo esfuerzo y cualquier producto de limpieza. Una vez tienes todo limpio, sólo tienes que mantenerlo así e ir limpiando a medida que ensucias.

Un riego excesivo es, a menudo, la causa de las raíces podridas que pueden sufrir los más novatos. No riegues a ojo, levanta las macetas y guíate por su peso.

Te acostumbrarás rápidamente a los pesos de tus macetas cuando están secas o mojadas. Y no seas vago, nunca dejes los tiestos encima de un charco de agua sobrante, vacía el plato después de cada riego. Las raíces podridas son fáciles de identificar por su típico olor nauseabundo.

Los sistemas hidropónicos, por su propia naturaleza, son más propensos a generar problemas de raíces en las plantas de marihuana. Se debe prestar mucha atención al pH del agua para asegurarnos de que está en su intervalo óptimo, entre 5,5 y 6,5.

El sustrato actúa como defensa y puede ser más permisivo con niveles de pH incorrectos, y además los de buena calidad incluyen hongos beneficiosos como el trichoderma. En los cultivos hidro también habría que utilizarlos.

No permitas que las raíces de tus plantas se enreden por la falta de espacio. Usando macetas grandes desde el principio o trasplantando a tiempo evitaremos problemas de crecimiento limitado o atrofiado. Una buena forma de calcular esto es utilizar un litro de medio de cultivo por cada semana de crecimiento de la planta.

La aireación del medio también es otro factor clave. Independientemente del medio que escojas, asegúrate de que drena bien y permite un buen flujo de aire para las raíces.

Las raíces necesitan respirar bien. Las macetas air-pot son una gran solución y se pueden utilizar tanto en cultivos con sustrato, coco o hidro. Aunque son más caras que las clásicas macetas de plástico, son muy efectivas para conseguir unas raíces sanas. Además, con las air-pot es muy fácil mantener ciclos de seco/mojado efectivos.

Los cultivadores de hidroponía también deberán vigilar de cerca las bombas de aire.

ENEMIGO PÚBLICO Nº1 Y HONGOS ALIADOS

El Pythium y la pudredumbre de las raíces, como ya mencionamos, son probablemente las principales amenazas para las raíces de tus plantas. Este patógeno es especialmente peligroso, porque a diferencia de pestes como los pulgones, las moscas y mosquitos de las raíces, no es fácil deshacerte de ellos, incluso con tratamientos.

Aunque hay una serie de soluciones preparadas que puedes conseguir en el grow shop de tu barrio para vencer incluso a las peores invasiones y plagas, por desgracia, el pythium es díficil de tratar y normalmente exige productos especiales bastante caros.

Lograr un sistema radicular sano requiere aportar microorganismos beneficiosos e incluso enriquecerlo con una cantidad considerable para dejar algo de reserva.

Las micorrizas son hongos beneficiosos que forman una relación simbiótica con las raíces de las plantas de marihuana en lugar de atacarlas. Esparcir unos gramos de estos hongos en el medio de cultivo puede funcionar de maravilla.

Obviamente, en la actualidad hay en el mercado una amplia gama de potenciadores de raíces y suplementos microbianos líquidos para conseguir raíces sanas y siempre es recomendable invertir en ellos.

Sin embargo, una solución efectiva y económica es añadir melaza en el aporte de nutrientes. La presencia de microbios beneficiosos en la zona radicular de tus plantas gracias al té de melaza te recompensará cuando llegue la hora de la cosecha.