La marihuana puede ayudar a combatir la inflamación

Published :
Categories : Marihuana medicinal

La marihuana puede ayudar a combatir la inflamación

Cada vez hay más evidencias de que el cannabis ayuda a combatir la inflamación, por lo que puede ser eficaz para prevenir y tratar muchas enfermedades, desde la artritis y la diabetes hasta el asma y las cardiopatías.

Cuando se presenta inflamación debido a un sistema inmunitario debilitado, se pueden producir daños en órganos, articulaciones y tejidos de diversas partes del cuerpo. En algunas enfermedades comunes, como diabetes, cardiopatía, asma, trastorno de déficit de atención o problemas de tiroides, la inflamación es una causa subyacente. Teniendo en cuenta que la inflamación es la raíz de tantas enfermedades, tratarla de forma eficaz es importante para prevenir afecciones graves.

En la actualidad, muchas investigaciones médicas se concentran en el papel del cannabis en el tratamiento y la prevención de la inflamación. Los estudios demuestran que los compuestos activos del cannabis, conocidos como cannabinoides, ayudan a combatir la inflamación y el dolor que causa la inflamación.

CANNABINOIDES, INFLAMACIÓN Y EL SISTEMA INMUNITARIO

Los cannabinoides THC y CBD son los dos compuestos activos predominantes en la planta del cannabis. Las investigaciones han demostrado que estos cannabinoides son eficaces para el tratamiento de diversas afecciones, que incluyen la inflamación y el dolor crónico.

**Según un estudio publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU., los cannabinoides pueden controlar la respuesta inmunitaria para ayudar a disminuir la inflamación. Esto se debe a que los cannabinoides pueden unirse directamente a los receptores endocannabinoides del cuerpo o interactuar con estos.
**Según un estudio -
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2828614/

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE HUMANO

Los endocannabinoides y sus receptores principales CB1 y CB2 se encuentran por todo el cuerpo, incluso en el cerebro, otros órganos, tejidos, glándulas y sistema inmunitario. El receptor CB1 se encuentra en el sistema nervioso central y es responsable de los efectos psicoactivos del cannabis. El receptor CB2, que se encuentra en las células del sistema inmunitario, es responsable, principalmente, de inhibir la inflamación. Dicho de otro modo, la marihuana puede acceder directamente y regular nuestro sistema inmunitario.

Además de que los compuestos activos del cannabis pueden interactuar con nuestro sistema endocannabinoide, la hierba también sirve para mantener bajo control los niveles de proteína C reactiva. Se descubrió que estas proteínas son las responsables del desarrollo de cardiopatías. Según investigaciones científicas recientes, existe un **vínculo entre el consumo de marihuana y los niveles reducidos de esta proteína. Además, en otro estudio, se demostró que el cannabinoide CBD no solo impide la progresión de la artritis reumatoide sino que también ayuda a aliviar el dolor.
**vínculo: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25529540

COMPARACIÓN ENTRE EL CBD Y EL THC COMO ANTIINFLAMATORIOS

Se ha descubierto que tanto el THC como el CBD sirven para tratar la inflamación, pero con algunas diferencias importantes. Ambos cannabinoides pueden **disminuir los niveles de citocinas proinflamatorias, que son proteínas importantes para la señalización celular, entre otras funciones antiinflamatorias. Sin embargo, se descubrió que el CBD, el compuesto no psicoactivo del cannabis, puede ser mucho más potente para combatir la inflamación que el THC. Este también es el motivo por el que las cepas de cannabis medicinal que sirven para tratar la inflamación suelen tener altas concentraciones de CBD.
**disminuir los niveles: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4669958/

La marihuana puede ayudar a combatir la inflamación

EL CANNABIS Y LAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES

Algunas enfermedades, como la esclerosis múltiple (EM), se producen cuando el sistema inmunitario del cuerpo se descontrola. En el caso de la EM, el sistema inmunitario ataca la capa protectora (mielina) que cubre las fibras nerviosas sanas. La capacidad de los cannabinoides de disminuir estas respuestas no deseadas del sistema inmunitario es prometedora, no solo para la esclerosis múltiple, sino para muchas otras enfermedades cuya causa es un sistema inmunitario comprometido.

Cuando los cannabinoides interactúan con nuestro sistema nervioso central, pueden proteger de la muerte celular (apoptosis) a células que no han sido afectadas por la enfermedad. Como la EM es una enfermedad del sistema nervioso central, los cannabinoides ofrecen un potencial alentador como tratamiento. Mediante un mecanismo que aún no se comprende totalmente, los cannabinoides pueden iniciar la apoptosis en células que ya han sido afectadas y que son responsables de los síntomas de la EM. Además, se ha descubierto que los cannabinoides son **beneficiosos para la reparación de la mielina dañada en fibras nerviosas.
**beneficiosos para la reparación: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2219542/

LOS CANNABINOIDES Y LA INFLAMACIÓN DEL COLON

La inflamación del colon es la causa subyacente de diagnósticos como la enfermedad de Crohn y la colitis. **Las investigaciones demuestran que la activación de los receptores CB1 puede ayudar a prevenir la inflamación del colon. Aunque hasta el momento solo se han realizado estudios en animales, los resultados alentadores muestran un menor daño en el intestino y la prevención del acortamiento del colon. Estos resultados sugieren que el cannabis puede ser beneficioso para prevenir los síntomas de la colitis.
**Las investigaciones demuestran: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2516444/

¿ES SEGURO INGERIR CANNABINOIDES COMO MEDICAMENTO?

En los últimos años, los científicos han hecho grandes descubrimientos sobre la seguridad y la tolerabilidad del cannabis. Hasta el momento, no existen indicios de que el CBD produzca efectos negativos, incluso cuando se ingieren dosis relativamente altas. La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) solicitó que se divulgara públicamente la seguridad del CBD en agosto de 2017. Como resultado de esta solicitud, tanto defensores del cannabis como expertos en sanidad recomendaron su reclasificación y, por lo tanto, que se lo excluya de la Ley de Sustancias Controladas. Asimismo, se solicitó que la FDA tomara medidas para aclarar que los productos como el aceite de CBD no son lo mismo que la marihuana. No obstante, en la actualidad, el CBD aún se encuentra categorizado como sustancia controlada de Lista I de acuerdo con la Ley de Sustancias Controladas de los Estados Unidos.

Aunque en EE. UU. la DEA parezca vivir en el pasado, la ONU y la Organización Mundial de la Salud (OMS) concuerdan en que el CBD es un medicamento que no produce adicción.

La OMS **declaró oficialmente que el cannabidiol (CBD) natural no cumple con los criterios necesarios para ser categorizado como droga prohibida de Lista I y que presenta diversas aplicaciones médicas. Los defensores del cannabis ahora esperan que estas recientes declaraciones oficiales de la OMS logren que la FDA finalmente tome nota.
**declaró oficialmente: https://www.forbes.com/sites/janetwburns/2017/12/11/who-report-finds-no-public-health-risks-abuse-potential-for-cbd/#396557776b88

CANNABIS COMO MEDICINA: UNA OPINIÓN

Como suele ser cuando se trata de cannabis y medicina, la mayoría de las investigaciones son limitadas. Las investigaciones en animales sugieren un gran potencial en el uso del cannabis como tratamiento contra la inflamación y otras afecciones. No obstante, lo que puede servir en ratones aún debe ser evaluado en pacientes humanos, y esto no es algo que ocurra de un día para otro. Claramente, es necesario que se sigan realizando más investigaciones. Mientras tanto, cada vez más pacientes deciden que no tienen por qué esperar y siguen las últimas novedades sobre los beneficios del cannabis para la salud, en especial del CBD. Consumen cannabis para tratar sus enfermedades y, a menudo, con resultados asombrosos. Y esto los sitúa por delante de quienes estudian la hierba en un laboratorio.