Cultivo de Cannabis: 5 Consejos Para Cultivadores LED

Published :
Categories : El cultivo de marihuana

Cultivo de Cannabis: 5 Consejos Para Cultivadores LED

Cultivar con luces LED es beneficioso desde el punto de vista de los costes. Pero las diferentes propiedades de esta iluminación suelen desanimar a los cultivadores. ¡Evita esto con nuestros cinco consejos!

Las luces LED (diodo emisor de luz) y sus prestaciones han avanzado a pasos agigantados en los últimos años. Tanto, que en la actualidad se consideran como una alternativa viable a las luces HPS (de alta presión de sodio), estándar y algo antiguas. Los beneficios son enormes: se gasta menos electricidad y generan calor, por nombrar un par de ellos. Aunque el ahorro es importante, ¿producen hierba de calidad? La respuesta es "sí", pero se necesita un enfoque diferente al entorno convencional.

Aquí tienes cinco consejos para cultivadores que quieran pasarse a la iluminación LED. Recomendamos tener cierta experiencia y conocimientos sobre el cultivo de cannabis en un entorno con luces HPS/HID, antes de realizar el cambio. Esta práctica hará mucho más fácil la transición a las LED, ya que sabrás qué esperar y cómo regular cosas como la posición y los ciclos de luz. Esto no quiere decir que los novatos no deban usarlas, pero el conocimiento es clave.

#1 Fuente Adicional de Calor

Fuente Adicional de CalorEl enorme ahorro que se experimenta como resultado del cambio, aunque es estupendo para el bolsillo, viene con un precio. Su escasa generación de calor significa que hay que tener un cuidado especial a la hora de colocarlas y montarlas. Hay que aumentar y controlar la temperatura del cuarto de cultivo a base de otras fuentes adicionales. También es importante tener en cuenta su posición como instrumento de gestión de temperatura, de forma parecida al típico entorno con HPS.

#2 Exceso de Riego

Exceso de RiegoAunque parece un consejo muy simple, a menudo se ignora. Las luces LED producen mucho menos calor que sus contrapartes. Y no sólo eso, la mayoría de las LED no producen luz infrarroja (IR), que puede secar las plantas y el suelo de alrededor. Debido a esta falta de calor, las plantas necesitan mucha menos agua, así que asegúrate de saber cuánto necesitas regarlas.



#3 Colocarlas en la Posición Correcta

Colocarlas en la Posición CorrectaAl igual que se controla la temperatura según su posición, la cobertura de la luz también es importante. Es muy fácil enchufar unas luces y olvidarnos de ellas. La clave está en conseguir una distribución uniforme de la luz que penetre en todo el cultivo. Si se colocan demasiado altas, se aumenta la cobertura pero se reduce la intensidad, y viceversa. La mayoría de fabricantes de LEDS aconsejan cómo montarlas. Lo mejor es empezar con estos consejos, y a medida que se adquieren más conocimientos y experiencia, regular la cobertura e intensidad de la luz en las distintas etapas del cultivo, dependiendo del resultado deseado.

#4 Especificar los Ciclos de Luz

Especificar los Ciclos de LuzLa luz define el ciclo de crecimiento de las plantas. En el exterior, crecen como resultado del los ciclos del día y la noche, lo mismo ocurre con el cannabis. Al cultivar estas plantas en un entorno controlado, podemos manipular estos ciclos de luz para conseguir los resultados deseados. En los cultivos de invernadero se pueden usar persianas opacas para limitar su exposición a la luz, mientras que un cultivador de interior sólo tiene que apagar las luces. La definición de estos ciclos en diferentes etapas del crecimiento de la planta ayuda a acelerar o ralentizar los diferentes estados. Un ejemplo sería aumentar el ciclo de luz durante el período vegetativo para ayudar a las plantas a crecer, o reducir el tiempo de exposición a la luz durante la etapa de floración. Como cualquier entorno de cultivo, el uso de luces LED requiere de una cuidadosa planificación de los ciclos de luz y de su ajuste a medida que crece la planta.

#5 Cuantas Más Mejor

Cuantas Más MejorGracias al efecto "foco" de las luces LED, se pueden dirigir a zonas específicas del cultivo, y hasta de las plantas, sin proporcionar el calor ni el exceso de luz de las HID o HPS. Sin embargo, el entorno en general se beneficiará más si se utilizan una serie de luces para crear una iluminación uniforme. Esto permite la superposición de los haces de luz y garantiza que todas las partes del cultivo reciban la misma distribución e intensidad de luz. Hay que saber qué tamaño tendrá el área y las plantas. De esta forma, se puede planificar la distribución de la luz y averiguar cuántas luces LED se necesitan.