Cómo la marihuana reduce el estrés

Published :
Categories : Otros asuntos

Cómo la marihuana reduce el estrés

El cannabis puede ser un método natural y seguro para ayudar a combatir el estrés. Todo gracias a los compuestos de la planta, como el THC, que activan receptores en el cuerpo humano, reduciendo las sensaciones de estrés y ansiedad.

La marihuana está ganando mucha popularidad como medicina herbal legítima y eficaz, hasta el punto de que muchos países y regiones permiten su consumo como remedio terapéutico para tratar una gran variedad de trastornos. Además de haber demostrado su capacidad para tratar enfermedades físicas como la enfermedad de Crohn o los dolores crónicos, el cannabis también tiene aplicaciones en el campo de los trastornos psicológicos y como tratamiento potencial para la ansiedad o la depresión.

Además de estos trastornos, el cannabis ha mostrado tener un gran potencial para combatir algo que muchos de nosotros sufrimos a diario, la sensación de estrés. Ahora bien, el estrés se puede manifestar de múltiples formas. Estudiantes en época de exámenes o quienes se enfrenten a una entrevista de trabajo sienten estrés a medida que la fecha se acerca, aunque podría desaparecer por completo una vez el acontecimiento en cuestión haya pasado. Otros casos de estrés son crónicos, quizás una vida profesional o familiar que nunca deja tiempo para descansar y recuperar, llevando a un cúmulo de situaciones y emociones estresantes que podría acabar siendo perjudicial. Si sufres de cualquier tipo de estrés, la marihuana podría ser una posible solución válida para ti.

Sin prácticamente ningún efecto secundario, además de su tremenda eficacia, ofrece la mejor alternativa natural en contraste con medicaciones que pueden resultar dañinas y adictivas. Antes de explicar exactamente cómo la hierba puede aliviar el estrés, analicemos qué es realmente el estrés.

¿QUÉ ES EL ESTRÉS?

El estrés tiene una reputación bastante mala, y con razón en la mayoría de los casos. Sin embargo, ocurre por ciertos motivos. La respuesta del estrés jugó un papel fundamental en nuestros orígenes y sin él nuestros ancestros podrían no haber sobrevivido. El estrés y la reacción de lucha o huida están íntimamente relacionados. Cuando nuestros antepasados se encontraban con un depredador salvaje o un peligro inminente, sus cuerpos recibían una inyección de hormonas como la adrenalina, el cortisol o la norepinefrina, que preparan al cuerpo para una acción física rápida y contundente, como echar a correr a toda velocidad o iniciar una lucha física a vida o muerte.

La gran diferencia en este caso es que esas situaciones solían ser poco frecuentes, por lo que este cóctel de hormonas y la propia respuesta de estrés no invadían totalmente el cuerpo humano. Hoy en día seguimos experimentando esta reacción durante épocas de trauma o emergencia y, a menudo, la cultura en la que vivimos lleva estas situaciones al extremo. Sin embargo, la vida moderna también activa estas sustancias químicas en situaciones bastante inapropiadas. El trabajo, las relaciones personales y las dificultades financieras son ejemplos de factores que pueden conllevar un incremento en las hormonas del estrés y las sensaciones de agobio durante períodos de tiempo prolongados, quizás por cargas persistentes para las que nuestros cuerpos no han desarrollado mecanismos de gestión.

Esto puede tener un efecto negativo en nuestro estado físico y mental. El estrés puede manifestarse en síntomas como bajos niveles de energía, dolores de cabeza, insomnio, dolores e incluso libido y deseo sexual disminuido. La hormona cortisol puede estimular un aumento de la presión sanguínea cuando estamos expuestos a ella durante períodos de tiempo prolongados. También podría causar una función inmune disminuida, carencias de hidratos de carbono y acumulaciones de grasa.

Obviamente nadie quiere sentirse así, pero para muchos es meramente una reacción a la vida que vivimos. Pero, ¿cómo puede ayudar el cannabis a afrontar esta situación? Bueno, sin duda puede afectar a la causa del estrés que sentimos, pero por supuesto, puede ayudar a reducir la sensación y ayudarnos a manejarla más eficientemente.

CANNABIS VS ESTRÉS

El estereotipo del surfista con melena rubia larga y una chabola junto a la playa es la personificación del fumeta relajado. La capacidad de la hierba para producir un estado mental de relajación es sobradamente conocida, casi hasta el punto de ser cómica. Más allá de tópicos o experiencias personales, hay cierta evidencia científica que vincula los efectos relajantes de consumir marihuana con sus propiedades calmantes para estrés y ansiedad. La base de todo esto es la existencia de un sistema del cuerpo humano que trabaja directamente con compuestos de la marihuana llamados cannabinoides.

Se conoce como sistema endocannabinoide a un grupo de receptores a los que los cannabinoides se adhieren, provocando profundos efectos sobre el cuerpo. Este sistema también interactúa con compuestos endógenos del cuerpo, que son químicamente similares a los cannabinoides y denominados endocannabinoides.

Un informe publicado en la revista "Tendencias en ciencias farmacológicas" concluye que "la literatura antigua que vinculaba los endocannabinoides con el estrés, el miedo y la ansiedad ha llevado a un creciente interés por el desarrollo de nuevos ansiolíticos dirigidos al sistema endocannabinoide", añadiendo que "el cannabis es una de las drogas más ampliamente utilizadas en todo el mundo, con registros históricos que demuestran su consumo en culturas orientales desde hace milenios. El cannabis y sus derivados tienen profundos efectos sobre una gran variedad de funciones comportamentales y neuronales, que van de la dieta y el metabolismo al dolor y la cognición. Sin embargo, estudios epidemiológicos han indicado que la motivación más habitual para el consumo de marihuana radica en su capacidad para reducir las sensaciones de estrés, tensión y ansiedad".

Se cree que una de las funciones del sistema endocannabinoide es regular las sensaciones de ansiedad de forma natural al liberar sustancias químicas endógenas similares a las que se encuentran en la propia planta del cannabis. Se han identificado muchos cannabinoides diferentes en la planta de marihuana, sin embargo, el más conocido, gracias a sus efectos psicoactivos, es el THC. Curiosamente, existe una molécula endógena, denominada anandamida, que es extremadamente similar químicamente al THC.

La anandamida se asocia con sentimientos de felicidad y positivismo, y podría ser el origen de ese subidón experimentado por el corredor. Tanto la anandamida como el THC actúan sobre los mismos mecanismos para contribuir al alivio de los síntomas del estrés y la ansiedad. Es increíble pararse a pensar que el THC, una molécula de una planta, es capaz de crear efectos tan importantes sobre el cuerpo humano gracias a la interacción con un sistema concreto, basándose fundamentalmente en reproducir el funcionamiento de compuestos endógenos creados por el propio cuerpo.

Otro estudio, publicado en la revista "Neuropsicofarmacología", analizaba la relación entre cannabis y estrés. Los autores afirmaban: "El estrés continuo forma parte de los factores del entorno que precipitan y exacerban enfermedades mentales como la depresión y la ansiedad, así como disfunciones cognitivas. Hemos mostrado anteriormente que los cannabinoides pueden evitar los efectos del estrés agudo sobre el aprendizaje y la memoria. Aquí intentamos descubrir si un tratamiento crónico con cannabinoides limitará los efectos del estrés sobre la memoria y la plasticidad, así como en factores comportamentales y neuroendocrinos de la ansiedad y la depresión".

Este estudio en concreto concluía con resultados positivos y esperanzadores, que los autores explicaban así: "Nuestros hallazgos sugieren que la activación de los receptores cannabinoides podría representar un nuevo enfoque en el tratamiento de déficits cognitivos, que acompañan a una serie de trastornos neuropsiquiátricos relacionados con el estrés".